Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

Sueño difuso (deseo de año nuevo)

A través de los vagones

Siempre que bajaba las escaleras en busca del metropolitano que había de llevarle de vuelta a casa tenía la misma sensación de desprendimiento, el alejamiento del mundo de la superficie para introducirse en el mundo profundo, subterraneo recogimiento entre cientos de seres de movimientos programados. Era ese su momento, la transición, el viaje, no el destino. Al final del trayecto le esperaba una casa en el barrio marítimo, un piso de reducidas dimensiones con vistas robadas al puerto por los sucios edificios de los pescadores. Pero hasta esta visión solitaria quedaban unos treinta minutos de rielado trasiego metálico, tiempo ensordecido por el aceleramiento y frenado de los motores eléctricos del convoy. Ruido, oscuridad evitada por la luz artificial, aire viciado por los restos de la sudoración desmesurada de las axilas obreras, eran elementos de su aislamiento mundano entre sus congéneres viajeros, aislados, como ella, entre la multitud enlatada. Disfrutaba del momento que le rega…

Carretera

El pensamiento se fue, carretera adelante, entre una niebla espesa. Iba más rápido que el vehículo destartalado que le llevaba. Notó que se le desprendía sin avisar, sin pedir permiso al habitáculo físico que lo contenía. Hubo un momento en que tuvo la certeza que ya se había ido del todo, más que nunca, y se aceleraba sobre el asfalto en un imposible vuelo rasante. Inconscientemente -no podía ser de otra manera- aceleró el vehículo por el instinto del perseguidor que llevamos dentro. Pero el pensamiento ya iba unos kilómetros por delante, con la ventaja de la visión anticipada del porvenir inminente. Cada vez corría más. En unos segundos remontó y tomó las alturas de las aves libres, la visión cenital que pone en escala mínima la existencia humana.
El conductor autómata del vehículo había desisitido en la persecución, regresó al cuidado y al respeto hacia las normas de circulación por la carretera que tanto conocía, hoy bañada en los humedales de una densa bruma. Pero, en las alturas…

Els calaixos d'Ivette

Miércoles de lluvia bendita en estrecha carretera, nexo asfaltado entre dos mundos. En realidad, esta carretera arbolada que discurre entre campos de labor y pequeños bosques pertenece ya al espacio poético de una vida que se va alejando a unos cuantos kilómetros por hora de las obligadas horas de oficina. El limpiaparabrisas despeja la vista a la que asoman, verde nuevo,  los campos sonrientes y agradecidos, empapados de vida húmeda regenerada.
El paisaje parece estremecerse aún más ante la poesía musicada -o la música poetizada- de Ivette Nadal. Poesia i cançó reza en su web y doy fe que consigue aunar los dos sustantivos con una brillantez subyugante. Por el interior de mi viejo vehículo parecen mecerse los versos que destilan sus canciones. Y me mecen. Y me llevan al tiempo y al espacio donde el alma se hace permeable y se alimenta de la belleza hecha palabra, hecha canción, hecha imagen sensible y nueva y proyectada al mundo de los posibles.
He descubierto su música hace bastant…

Ahora que vamos sobrados...

Una noticia. Una pequeña gota para el gran vaso de la indignación colectiva que nunca parece colmarse. Un pequeño apunte para este blog. El Senado del estado español se gastará casi quinientos mil euros de vellón en remodelar su página web. Nada. Medio milloncete. ¿Qué es eso ahora que vamos sobrados y vamos esquilmando euro tras euro de los servicios básicos? Varias asociaciones han criticado que esta inversión cuadruplica los costes de este tipo de inversiones. Pobres. No se dan cuenta de que era totalmente necesaria esta remodelación. La página web del Senado debe tener menos visitas que las que hacen los propios senadores al edificio... Arreglar eso no es tarea fácil. El Senado. Ese gran desconocido que acoge a doscientos sesenta y seis políticos, con su estructura administrativa, sus comisiones, sus dietas... El coste medio de la parte política supone 1,5 millones de euros al mes (más de cinco mil euretes por barba). Curioseo -me puede mi formación deformada de periodista fracas…

La sombra

Llegó en estado de excitación profunda al portal que frecuentaba todas las semanas desde hacía varios meses. Observó que la placa dorada que anunciaba el piso del psicólogo que iba a visitar brillaba con más intensidad que de costumbre. Alguien debía de haber dado lustre al metal. O tal vez fuera el filtro emocionado de sus ojos el que concedía la iluminación extraña al insulso anuncio metálico. Volvió a mirar hacia atrás y pulsó el botón del interfono. Mentalmente visualizó el instante en el segundo piso, el momento en que el doctor Belmonte se incorporaría de su sillón al oir el sonido del timbre y, pausadamente, se dirigiría arrastrando su leve cojera por el pasillo de madera quebradiza hacia el telefonillo. Fueron los segundos exactos que transcurrieron entre la llamada y la apertura de la puerta. Nunca le había parecido un espacio de tiempo tan largo como el de hoy. No dudó eludir la espera del ascensor y subir apresuradamente las escaleras que separaban su desordenamiento exalt…

Pan de higo

Fue escuchando una vieja canción que me transporté al último curso de lo que entonces se conocía como Educación General Básica. A velocidad imposible todo adquirió la dimensión agrandada de un punto de vista menguante y los aromas de la sudoración efervescente de una clase masificada -45 almas en ciernes de una pubertad incipiente- impregnaron el aire viciado de mi dormitorio. Era el día en que las fórmulas del encerado y las frases subrayadas en sintagmas dejaban paso a la actividad lúdica de los últimos días de clase. Había que organizar la fiesta para celebrar el final de un curso que nos arrojaría a las fauces desencajadas de la educación secundaria, donde la vida académica se vivía tanto dentro como fuera de los muros de los institutos de mi barrio. Los que teníamos hermanos mayores lo sabíamos. Ellos nos habían anticipado las diferencias y los lugares comunes entre el colegio y el bachillerato. También conocíamos los lugares físicos en los que la vida paraescolar de actividades…

14-0ctubre. 7.00 am: Toma tu casa

El que suscribe este blog (siempre el mismo) se sumará mañana a la convocatoria "Vacía las calles. Toma tu casa" contra los recortes del gobierno del PP que se ha realizado desde el programa El Intermedio de La Sexta . Así pues, este blogero no publicará mañana ninguna entrada a esa hora y permanecerá dentro de su casa para que sea contado como manifestante tal y como cuenta ahora manifestantes el gobierno del Sr. (por decir algo) Rajoy.





Apunte sobre una supesta madurez

Al levantarme hoy, temprano como siempre, me he visto de nuevo con mis arreos de escritura: una libretilla llena de apuntes y frases desgajadas, versos sueltos salteados por alguna anotación de encargo o alguna lista de la compra a modo de recordatorio necesario para mi quebradiza memoria. Lo cierto es que allí había una pregunta que plasmé hace unos días: ¿Será esto signo de algún tipo de madurez? Sucedía esta pregunta a una lista bastante extensa de ideas, temas y formas sobre las que me gustaría escribir. Y es que de un tiempo a esta parte noto que la sesera bulle en unas temperaturas a las que no estaba acostumbrado. Un rebrote de ingenio más o menos agudo, quizás tire a romo, pero una cierta evolución del intelecto hacia prismas de nuevas caras transparentes. Supuse yo entonces y supongo ahora que tal vez tenga que ver con algún tipo de madurez que van aportando los años, como si la energía física que secreta e imperceptibleme se va deshilachando en el pasar de los días fuera a r…

Posibilidades

Antes se solían ver en las viviendas con reformas pendientes desde hacía bastantes años. Se anunciaban en pequeños folletos pegados a traición en cualquier esquina, farola o poste de semáforo por la inmobiliaria o particular de turno. Allí se prometían muchas junto a frases como "ideal parejas" u "ocasión". Normalmente precedían a una desencantadora visita a una vivienda de aromas rancios en la que imaginarlas era misión casi imposible y sólo la ilusión irreductible de los futuros moradores era capaz de hacerla fetén. Ahora escasean las ventas y, por tanto, las compras de viviendas y de otras muchas cosas y la apatía se ha apoderado de ellas como lo ha hecho de nuestro espíritu. Los matemáticos se empeñaron en contarlas, las incorporaron a la estadística numérica y las convirtieron en probabilidades.
Gracias a los gurús de una economía a medida de la casta dominante ahora sabemos que ellas, las posibilidades, también son responsables de las atroces consecuencias e…

Juego de tronzos

Una figurada reyerta verbal entre dos colosos musculados y escuetamente vestidos (torsos a la intemperie) va escalando en tono y en saliva desprendida hacia los rostros opuestos y desencajados. Un lenguaje impostadamente primitivo no es obstáculo para percibir que el enojo es mayúsculo y mutuo. La violencia verbal es universo atemporal y de un entendimiento global que ya quisiéramos en otros registros de la diversidad idiomática de la Tierra. En un gesto endiablado por su rapidez y su intención, uno de los titanes desenfunda un par de facas y sesga la garganta del otro, la rebana en una erupción sangrienta, pero no bastándole la muerte que ya se cierne en el rival contestatario, introduce la mano en la herida abierta por el sucio metal y, entre sangre y entrañas, desgarra y extrae a modo de trofeo la lengua que vociferaba pocos segundos antes. Aún parece vibrar, como si contuviera una palabra necesaria para una frase no terminada y que quedará así, inacabada para siempre. Sin continui…

Ideas peregrinas

Así, de buenas a primeras, de improviso, después de tomar la pastilla para dormir y no soñar, llegó hasta mí, en riguroso orden marcial, un desfile de ideas peregrinas. Venían vestidas con el clásico uniforme rico en transparencias e insinuaciones con el que se representan en la mente adormecida -más receptiva en consecuencia-, como un reguero de vapores difusos que lanzan destellos hirvientes hacia algún rincón del ser profundo. Allí, a resguardo, se mezclan con otras idioteces conscientes -la vida misma- y son capaces de destilar alguna sonrisa robada a los días.
La primera vino haciendo acrobacias. Salto adelante, salto atrás, doble mortal con tirabuzón y errado final en el que sus piececitos de alambre no soportaron la embestida y el suelo la recibió de bruces antes que pudiera decirme nada. Pensé que la noche empezaba de mala manera, como una fallida acrobacia amatoria o una petición de cita no correspondida.
La segunda fue más comedida en sus gestos y más contundente en sus pal…

El miedo anticipado

Más nos valdría ser gacela en la sabana africana. Más nos valdría haber conservado nuestro instinto primigenio que discernía entre el peligro verdadero y los ruidos de la naturaleza. Lo hemos perdido. Y con él nuestra libertad. Nos hemos convertido en esclavos de la incertidumbre, del perecedero material del mundo, del ruido (des)informativo, sometidos al miedo de perder. Perder lo que se nos antoja nuestro cuando nunca lo ha sido en realidad, prestado si acaso. No es un proceso aleatorio o improvisado. Es un sutil desaprendizaje forjado desde la infancia, en las escuelas donde el concepto de educar adopta su más cruda etimología latina (ducere: guiar, llevar) para convertir las aulas en las primeras balas de un pensamiento dirigido. Quien cuestiona las normas o no se adapta se convierte rápidamente en fracasado, estigmatizado, paria para los restos. Y no hablo sólo de alumnos. Alternativos en un mundo que no admite alternativas, estridencias controladas en todo caso. Después vienen …

Astrofísica de la ausencia

Aprovechando la llegada de septiembre y sus colecciones fasciculadas (fuente de inspiración de la élite que nos gobierna) he querido colar en kioscos y librerías al uso la última recopilación versiculada que he ido componiendo en los últimos meses.

Desde que se filtró la noticia en las redes sociales (#astrofisicayaestaqui), multitudes enloquecidas se agolpan en variopintos locales en los que va corriendo el rumor de que allí saldrá a la venta...

Ah! Masas adocenadas y adiestradas para guardar colas, no desesperéis, que en septiembre aparecerá una retahila de cuentos llamada "Astrofísica de la ausencia", gratis, como siempre (aunque sea a mi pesar -no el hecho de la gratuidad, sino el que no me reporte pecunia como para dedicarme de pleno a labores más creativas que la que me remunera-).

Sirva esta tontería y pequeña broma sobreimpresa en imágenes y acompañada de una brillante canción del "Mestre Portet" para anunciar que el día 1 de septiembre tendré listo y mont…

Alicia

La ventana era sus ojos. En conjunto. Los dos. Con sus dos hojas a cuarterones vidriados, como dos párpados cuadriculados. Geométrica ensoñación del paso de la vida ante una cámara fija. Cada cual busca su libertad allá donde puede y él la había encontrado en el vano de su habitación. Refugiado tras el vidrio en los días de invierno, codos en el alfeizar en verano.
No era calle transitada en abundancia ni barrio bullicioso la amplitud urbana que se extendía ante su mirada. Una zona dormitorio de la gran ciudad con el ajetreo justo en las horas punta del ir y volver de las rutinas laborales, de la monotonía escolar, de los obligados desplazamientos en los quehaceres domésticos. No eran calles de paseantes distraídos ni plazas arboladas en las que los peatones toman los bancos, no sin antes haber procurado limpieza a las descomidas de palomas -ratas con alas, leyó una vez- que incrustan su fusta innoble, paso previo a la lectura de algún libro, algún periódico o algún prospecto medicin…

Estiaje

Aquí estoy de nuevo, después de un barbecho bloguero de más de un mes, en el inicio de un estío que como viene siendo habitual en los últimos años coincide con el inicio de mis vacaciones laborales (labor que me proporciona sustento físico) y sin fallar, desde que tengo memoria, suma un año más a mi colección que se acerca ya inexorablemente a la cuarentena. Cuarentones dicen, no "cuarentañeros" como se suele llamar a los que están en décadas de edad más jovial como quinceañeros, veinteañeros y hasta trentañeros. Sin ser mi estación preferida, he de reconocer que el verano es el período del año que más cancha me da para dar rienda suelta a esta manía mía de relatar, de contar, de narrar, de explicar, de sugerir, de engañar o de soñar mediante la palabra escrita. No tanto por la cantidad de verborrea impresa producida sino por lo que tiene de lagunas de tiempo muerto para planificar, recomponer, reubicarse. Esa es la finalidad real de un barbecho agrícola, reposar la tierra …

El susurrador de ovejas

La inmensidad cobraba un color dorado a esa hora en la que el sol mediaba el declive hacia la noche. La primavera lamía el primer verano. El pasto empezaba a perder la frescura de las lluvias de Abril y el rebaño lo notaba y parecía contagiarse del amarillo en la lana que habría de abrigar otros cuerpos. Cuerpos ajenos al momento brillante contemplado a distancia por el pastor, sentado en la ladera, dominando la pendiente y el descenso pausado de seres lanudos de calma esencia. El tallo de una hierba aromática sostenida en los labios a modo de falso e innecesario cigarro para apaciguar los sinsabores de una soledad cotidiana, tan compartida, sin embargo. Los días pasaban así, de mañanas a noches andadas sobre caminos y prados, de horas a horas de silencio, de pensamiento y observación. Podía reconocer a cada una de sus ovejas aún en la lejanía, en los días de niebla fría o en los de calima ardiente, y aún más, podía conocer su estado de ánimo, su felicidad o su tristeza difuminada en…

Universos paralelos

Ahora sé que existen. Nos rodean y nos vigilan y casi siempre nos pasan desapercibidos. Como quien no quiere la cosa nos van subyugando hasta que ya se nos hace demasiado tarde para cualquier reacción. Ahora sé que los universos paralelos al nuestro tienen existencia y no nos son ajenos como creía la física cuántica hasta la fecha. Desde otra dimensión nos envían sus mensajes y hasta nos gobiernan. Esta semana he tenido nuevas revelaciones desde la Galaxia Impune en forma de psicofonías que intentaré transcribir ayudado de mi precario entendimiento intergaláctico. Empecemos:
Psicofonía nº 1: Voz de mujer con ligero acento de francesa acaudalada. "Vivir más de lo previsto es un riesgo financiero". Verdad profunda e incontestable que hará replantearnos la razón de nuestra existencia. Quien piense que ha venido a este mundo a inentar evolucionar como persona, aprender, dejar un legado de bienestar y mayor calidad de vida a generaciones venideras se equivoca. Nos debemos a la ec…

Simiocracia

Hoy sobran casi todas. A las palabras me refiero. Esta pequeña historia gráfica que a buen seguro muchos ya conoceréis (internet tiene estas cosas en la fugaz propagación de contenidos) es una explicación fantástica de la situación que vivimos en la actualidad. Con un sentido del humor brillante, la única manera de hacer más llevadera la cruda realidad, no quería dejar pasar la oportunidad de colgar en el blog esta pequeña joya gráfica de Aleix Saló, un pequeño book-trailer para abrir boca de su libro-cómic: "Simiocracia. Crónica de la gran resaca económica". Vale la pena comprarlo.


El visitante

Apareció entre los vapores azulados del helio vestido a medias con una túnica blanca que dejaba entrever el torso. Su barba espesa amarilleaba y su piel mostraba un cansancio de siglos en su textura cuarteada y en los huesos, ondulando el relieve del hambre. A pesar de lo estruendoso y humeante de su llegada, la escena había pasado desapercibida para los transeúntes que siguieron a sus cosas, a sus tareas, con el paso a sus destinos temporales o definitivos. Alguno de ellos tuvo que percatarse a la fuerza de la presencia de la capsula metálica humeante, pero tal vez debió de intuir problemas inminentes en la atención prestada al evento. Mejor seguir de frente y con paso fingidamente decidido. Cuántas veces se ha oído que un leve inciso en el trayecto al trabajo, en la vuelta a casa, en la ruta planificada puede cambiar destinos irremediablemente en forma de amor inconveniente, de atraco o violencia con riesgo de muerte. Mejor no parar. La vida pasaba así, entre seres autómatas que se…

Un argumento cualquiera, como tantos en contra

Mentiría si dijera que soy un convencido de las huelgas. Más bien no. Considero que es un mecanismo un tanto obsoleto y condenado al fracaso para una sociedad que se ha tornado individualista,  olvidando la fuerza de la colectividad. Pero con todas sus imperfecciones y manipulaciones, y a falta de alguna otra alternativa, es la única manera en que el trabajador puede demostrar su descontento y su disconformidad con unas reformas abusivas que, amparadas bajo la urgente necesidad de parchear una crisis económica de la que la clase trabajadora (si es que ésta existe) tiene poca responsabilidad, liquidan de un plumazo las escasas garantías laborales que quedaban después de un largo proceso de esquilmación de derechos. No entraré en los detalles por los que la nueva reforma laboral me parece injusta y desproporcionada, a estas alturas, desde cualquier enlace buscado en la red sobre el tema se puede comprobar el abismo al que nos aboca.
Podría esgrimir muchas razones para justificar la hue…

Día mundial de la poesía

Nunca he sido simpatizante de causas impostadas, de días señalados en los calendarios con vanos y oscuros fines, humo como figurante de las apariencias de un mundo imaginado desde organismos oficiales que nada tienen que ver con la vida a pie descalzo. En el calendario se apuntan citas y recordatorios diversos por el miedo a olvidar la visita con el médico, la entrevista con la profesora del hijo, el reparto del butano... Pero dudo que nadie tenga anotación alguna en los almanaques de pared, en los que se usan de verdad, sobre el día mundial de la poesía ni sobre otras gaitas al uso.
Pero sí. Hay alguien que se ha molestado en establecer un día mundial de la poesía. Veintiuno de marzo le han puesto por fecha, artificiosamente acordada en una reunión de la Unesco en 1999. Las excusas son diversas, pero hay una que llama mi atención sobre las demás, "...crear una imagen atractiva de la poesía en los medios de comunicación para que el arte de la poesía ya no se considere una forma…