Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

Dos de veinte

Es por disimular, por manipular, por mentir vilmente que escribo esta pequeña entrada. Digo que hoy sumo un año más a mi colección de abriles, mayos y diciembres cuando en realidad no es hoy cuando escribo. Un falso directo. Una pregrabación impostada y sometida a la postproducción, a la corrección y a la censura. Tanto rodeo para decir que hoy (mentira) llego a la cifra que viene a delimitar no sé qué. Nos pasamos la vida contando, clasificando, ordenando, encajando, para volver a comprobar más tarde si hemos encajado, ordenado, clasificado o contado bien... O mal. Venga a volver a empezar. ¿Dónde hemos fallado? Sumamos, restamos y coleccionamos estadísticas que dicen que nuestra media de esperanza de vida ronda ya los ochenta años. Desde ese punto de vista y suponiendo que yo vaya a ser otro número que reafirme la estadística (imposible saberlo hoy), he andado la mitad del camino. Una vez me dijo una persona de edad avanzada que él estaba al final del metro. Lo dijo s…

Farrera

Quiero ser del color de las montañas. Del atardecer. De los amores de la infancia distante que pretendían ilusorias eternidades y mágicas señas. La impaciente espera de la adolescencia. Volver a la senda de la vida que pasa apartada de la cotidianidad urbanita, ensimismada en su estruendo y su carrera, en su vestido de ser indispensable. Y así me transporto yo, desde hace unas semanas y de la mano de Bikimel a un pequeño pueblo del Pallars Sobirà llamado Farrera que no conozco, pero se me representa en sonidos musicales con todo su colorido y traslucen, a través de su voz mágica, los paisajes calmos y encantados que albergan lo mismo seres fantásticos y minúsculos que pasiones que abrazan lo místico y lo sublime. Farrera Can Sons D.O. es uno de aquellos trabajos para escuchar despacio, alejado de lo convencional y de lo previsible, seguramente también de lo comercial, una atrevida exploración de la identidad sonora de esta recóndita localidad lleidatana que, según he ido sabiendo des…