Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Rarezas

Alborear urbanita. Otro más. Se levantó con la esperanza que el nuevo día hubiera acabado con las rarezas que se venían sucediendo en las últimas semanas, menos raras cada día, por tanto. Abrió la ventana y una extraña luz sobre el cielo hizo aflorar la intuición callada y evitada de que hoy sería otro día extraño. Amanecía por poniente.
El café había salido con un gusto avainillado. Revisó la cápsula que había insertado unos momentos antes en la sofisticada máquina de presión: nada de vainilla en su composición. El agua debía aportar ese toque exótico que, sin embargo, no le desagradó. Fijó su mirada en la página del calendario que colgaba de una de las paredes de la cocina. Julio estaba llegando a su fin y repasó con la mirada los cinco días que debían transcurrir hasta que comenzaran sus vacaciones. Pensó que tal vez todo se reducía a una acumulación excesiva de estrés laboral que alentaba fantasmas disparatados en el breve espacio que concedía a la improvisación en su agendada vi…