Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2013

De versos nuevos y antiguas musas

Son esquivas y casi siempre exigen un precio que no puedo pagar. Por eso hace tiempo que dejé de buscar las musas refinadas, ataviadas con vaporosos vestidos, de otro tiempo. Está claro que renunciando a ellas me pierdo una clarividencia excelsa. Pero me cansa esperar sin hacer nada como me cansa pagar por todo en esta época en la que no parecemos haber escarmentado de la resaca consumista. Que no podemos ser propietarios del mundo, ni siquiera a cómodos plazos de una envenenada hipoteca. Desde que decidí buscar musas low cost se me aparecen en los elementos más diversos y cotidianos. Me asaltan en la lavadora, en las mesas por poner, en la gente que camina, en los caminos sin gente... Y cuando ni siquiera esas encuentro me las acabo construyendo. Todo va quedando empantanado en una mezcolanza desordenada de difícil provecho, pero a la que acudo para ir componiendo los textos y pretextos en los que paso algunos días y las más de las noches. Hay algunos que voy acumulando con la prete…

Tal vez

Tal vez fuera intencionadamente. Diría que no, aunque eso se contradiga con la voluntad que por acción u omisión requiere el distanciamiento. Creo que fue más bien porque uno se acaba acostumbrando a las ausencias de quienes fueron presencias constantes de un tiempo, sentido del mismo. Parte de la vida conformada por elementos cotidianos que se nos antojan eternos, tal vez porque en el fondo también nos creamos con derecho a una porción de eternidad compartida con las paredes, las escaleras que bajan hasta el portal, los edificios, las calles y las personas con quienes nos cruzamos y compartimos palabras, miradas, deseos y hasta sentimientos en sus formas diversas y penetrantes. O indiferencia y hasta odio. Lo cotidiano se proyecta como algo perpetuo que se deshilacha en finas hebras imperceptibles al paso corto de los días, pero se acaba desgarrando del todo el cortinaje. Los hilos al viento ya descompuestos como una muda de piel abandonada a su suerte en una época que nos perteneci…