Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

Tricromía de un final: 2.Carta (blanco)

No serás tú la que atraviesa el paisaje nevado. No serás tú, oculta bajo un grueso abrigo y un gorro de lana estampado con motivos invernales, esas estrellas blancas y rojas sobre un fondo negro, una noche imposible. No serás tú la que caminas redoblando el rastro de pisadas sobre la nieve recién caída, dibujando un sendero de sentido obligado, que invita a su seguimiento sobre el frío, que buscan la calidez de algún destino a cubierto, un hogar, unos brazos o su ausencia paliada por el líquido humeante. No serás tú pero sí es tu frío éste que me invade y paraliza aquí sentado, tu frío último y definitivo, el que toqué aquella tarde -o aún no era mediodía-, después de aquella noche -o ya era madrugada-. Qué difuso se hace todo en la memoria cuando ya no es. Y no serás tú. Si lo fueras no seguirías ningún trazado dirigido por pisadas precedidas, tomarías la dirección perpendicular hacia el banco donde me encuentro como una estatua más de este parque, gélida e hierática. Si lo fueras m…

Tricromía de un final: 1.Vestido (rojo)

Escena primera:

Visión cenital. Dependienta y cliente contemplan un vestido rojo extendido sobre el mostrador que el segundo parece estar dispuesto a adquirir. La dependienta gesticula ampulosamente describiendo las características de la prenda en una exposición que poco a poco se va tornando inteligible. Zoom sonoro. Zoom visual progresivo hasta que la imagen queda impregnada de un rojo intenso. Roja la pantalla entera es  una profunda mancha de sangre rectangular de la que emerge la voz de la dependienta cerrando  la frase definitiva que finaliza la venta: -Ha hecho una gran elección. Yo creo que le encantará. De todas formas, si tuviera algún problema, puede cambiarlo, conserve esta factura...
No se escucha respuesta. Sólo un silencio que es rojo en la pantalla de sangre. Una música de guitarra melancólica va creciendo en el ambiente (fade in, figura en las anotaciones del guión) y barre el color como una brisa suave que lo tiñe de negro, el silencio.

Escena segunda:

Alguien ha an…