Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

Tricromía de un final: 3.Habitación (negro)

Te lo he dicho y me has mirado sonriente, con la alegría contenida de quien consigue ganar la batalla, no por las armas ni por la fuerza de las manos, sino por el convencimiento y los argumentos. Has sonreído victorioso sin pensar en mi promesa. O tal vez pensando que la has borrado de mi voluntad, ese sería tu triunfo y también tu conquista. El espíritu satisfecho del guerrero ancestral que lleváis los hombres. Tanta lucha plasmada en esta cama revuelta con el sexo -aún tan reciente- impregnando la habitación oscura de tu lujoso apartamento. Tanta lucha hecha sudor esparcido y feliz. Y tú has decidido borrarte su huella con una ducha. Te lo he dicho: soy feliz. Y tú has sonreído como sonreíste el primer día, tras un café humeante que te desdibujaba un rostro abatido. Me sonreíste en tu tristeza y yo te besé en mi desesperación. No te mentí entonces, te besó mi acabamiento irremediable. No me mentiste, me besaron tus ganas de acabarte. Y me amaron como nunca, o como siempre desde aque…