Ir al contenido principal

El lado femenino



Una vez, cuando era joven de verdad, quiero decir cuando aún conservaba restos de acné y la pelusa, jalonándome el rostro, todavía no se había endurecido demasiado,  una chica de parecida juventud me dijo que yo tenía un lado femenino muy desarrollado. En ese momento vital de hormonas desbocadas aquello me sonó a la voluntad de establecer alguna conexión o desconexión que, en cualquier caso, se alejaba de mi voluntad inmediata -no escondida, por otra parte-. Tal vez había alguna intención más a largo plazo o tal vez era, simple y llanamente, lo que se vendría a llamar un dar calabazas en toda regla.
Anna Roig - Un pas i neu i un pasNunca hasta entonces había pensado que pudiéramos tener lados de sexos diferentes, así que me decidí a profundizar en la literatura existente sobre el tema para acabar descubriendo que aquello tenía que ver con energías vitales, filosofía oriental, polaridades, emociones y sensibilidades. Con el tiempo, y desde ese punto de vista, fui dando la razón a aquella chica aunque fueran calabazas de lado masculino lo que me acabara dando ella a mí.
Si he vuelto a pensar en todo esto no es por algún arrebato exsitencialista ni por alguna cuenta pendiente con el pasado. Ha sido el calor del verano en sus horas que claman resguardo y actividad sosegada. Yo he optado -en realidad era una opción casi obligada por cuestiones de espacio- por poner orden en las últimas adquisiciones culturales (música y libros, basicamente) que andaban esparcidas por mesas, mesillas, escritorios y estantes en una deliciosa anarquía de textos y canciones. A medida que iba clasificando me he percatado de que la mayoría de esos trabajos tenían detrás la autoría de una mujer. Estilos y lenguas diversos, propuestas que muchas veces tienen poco en común salvo que son mujeres sus creadoras. Puede que sea casual, pero tengo la intuición de que no lo es. Nunca he creído que exista un "arte femenino". Existe el arte sin más y sus infinitas sensibilidades, de hecho, más bien me entristece que tengan que existir muestras colectivas en diferentes facetas artísticas donde se tenga que reivindicar el papel de la mujer como creadora artística.  Mal síntoma. Como mal síntoma es que tengan que existir ONG's del más variopinto pelaje para paliar las insufribles desigualdades de un sistema que nos empeñamos en perpetuar. Afortunadamente son más cada vez los modelos alternativos y mi optimismo me quiere hacer creer que, a base de tiempo e incesantes dosis educación en valores de igualdad y respeto, saldrá algo bueno del fangal en el que andamos inmersos. Decía que no creía en el "arte femenino", pero sí que creo en personas, mujeres u hombres, con un talento excepcional para el arte en sus múltiples formas.
Eve Belle - SonderNo sé siquiera si existe realmente un lado femenino y un lado masculino en cada persona, pero lo cierto es que, últimamente, parece como si la capacidad de sorprenderme y conectar emocionalmente con un disco, con un libro, con una actuación, con una pintura o con una fotografía fuera un coto de dominio femenino abrumador. Lo digo con la inmensa alegría del que es feliz emocionándose con la creatividad ajena (con la propia también, por supuesto). Que  haya personas que me hagan vibrar, reir, llorar, pensar, elevarme o hundirme con arte es un regalo impagable para mi. Que sean mujeres quienes lo consigan más últimamente, además, me alegra doblemente por lo que tiene de emblema, de estandarte y de pisotón firme en un mundo hecho a imágen y semejanza de hombres. Ojalá este universo sensorial mío fuera un reflejo de algo que está pasando realmente. Mientras tanto, mi lado femenino, el masculino y yo mismo nos vamos a hacer un trío de soliloquios ordenando todo este material (aquí dejo una muestra que quería ser representativa y ordenada alfabéticamente, aunque luego blogger haya decidido como coloca los enlaces a su manera y sin preguntar...).


Anni B Sweet - Chasing Illusions

Bikimel - Farrera Can Sons DO







Ivette Nadal - Mestres i amicsLuthea Salom - The little things we do
Chrisina Rosenvinge - Lo nuestroBlanca Riestra - Pregúntale al bosque
Maika Makovski - Thank you for the bootsMarta Rojals - L'altraRosa Montero - El peso del corazón


Suzie Stapleton - Obladi Diablo
Tori Sparks - El Mar










Paula Bonet - The End
Tiny Ruins
Alondra Bentley
Nat Simons - Home on High

Entradas populares de este blog

Retratando a(l)ma

Puedo estar, sin pretenderlo, consolidando una sección sobre mis instagramers favoritos. Y favoritas, que dirían los políticamente correctos y los gramaticalmente confusos. Y confusas. Aunque no les falte razón para afirmar que también en el lenguaje hay un machismo intrínseco, como en casi toda la historia y la vida asumidas. La verdad es que si me detengo un momento a pensarlo, hay más favoritas que favoritos. Y no creo que sea cuestión de género como ya comenté una vez por aquí a cuenta demi lado femenino. Qué narices importará todo eso cuando se habla de sensibilidad artística. Nada. Sólo que una de esas favoritas es, sin duda, Isabel López, @venkatesulu para los que frecuentamos la red social de la fotografía móvil. Hace tiempo ya que me atrapó su manera de encuadrar y aislar escenas de la vida con un smartphone, casi siempre en blanco y negro, como buscando un contraste esencial y común a cualquier sentimiento. Instagram le ha dado merecido reconocimiento a su trabajo en varias…

Nadie sabe nada

Será que últimamente leo mucho a Leonard Cohen, al que entró en la madurez cuando yo era muy joven. Al que iba envejeciendo acumulando amor, sexo y fanfarronerías por un igual, al que ya llevaba a Lorca aposentado en las venas y se propuso que le sobreviviera llamando así a su hija. Será por eso que me volví a topar con Everybody Knows, la primera canción que conscientemente escuché de él. La primera que supe lo que decía, puesto que, por aquel entonces, el segundo idioma que se estudiaba mayoritariamente en España era el francés... Y Cohen se empeñaba en cantar en aquella jodida lengua que hacía parecer cualquier letra algo brillante y genial, la lengua que iba a acabar dominando el mundo engulléndonos a los paletos enamorados de las derivas latinas del lenguaje. Pero Cohen, traspasado a la lengua de Lorca no pierdía brillo, o simplemente brillaba de la única manera en que lo podía entender. Y allí volvieron a aparecer todos aquellos versos en que todo el mundo sabía lo que pasaba e…

Hotel Filipinas

Se veía venir. La realidad se ha acabado adaptando a los resultados de las búsquedas de Google y lo que no sale o se va más allá de su página dos parece perder su condición existencial. Aun así insistí con el sitema tradicional, el 1.0, el preguntar directamente y ver la reacción en la persona interpelada: -¿Hotel Filipinas, por favor?- Silencio y miradas de extrañeza.

Di por buena entonces la confirmación de que ese hotel no existía como tal en Barcelona y que el nombre del lugar que me había propuesto debía de haber salido de algún cruce espontaneo de las innumerables informaciones anecdóticas que ella sabía referentes a la literatura. Aún así no fue difícil encontrarnos en aquella calle con salida a Las Ramblas.

Habíamos vestido el encuentro casi como una cita a ciegas. No hizo falta ni el clavel en la solapa ni el sombrero que yo le había prometido llevar. Ella tampoco traía el abrigo que me había descrito. Nos reconocimos al instante veinte años después. Supongo que a veces la v…